26 de septiembre de 2016

Charlie y la fábrica de chocolate

Willy Wonka es el dueño de una de las mejores y más grandes fábricas de chocolate y golosinas del mundo. Para sorpresa de todos, ha escondido cinco billetes dorados en cinco chocolatinas. Las personas que los encuntren, tendrán el privilegio de visitar el interior de la misteriosa fábrica que ha permanecido cerrada a cal y canto durante años. Charlie, un niño cuya situación familiar es bastante difícil, tiene la suerte de encontrar uno de los billetes y, a partir de aquí amigos míos, comienza su aventura...

Cuando era pequeña tuve la enorme suerte de leer Charlie y la fábrica de chocolate, libro que por aquella época me encantó. Como llevaba años queriendo volver a introducirme entre sus páginas, gracias al grato recuerdo que tenía de su historia, hace unas semanas decidí releerlo. Y me duró un suspiro. En dos tardes ya lo tenía leído y, os puedo asegurar, que en mi cara se podía ver una sonrisa de diversión y felicidad.

Al igual que hace tantos años, su historia me ha vuelto a cautivar; eso sí, una siendo más mayorcita se da cuenta de ciertas situaciones y charlas que cuando se es pequeño pasan totalmente desapercibidas, como, por ejemplo: la situación que vive la familia de Charlie, lo tan malcriados que están los otros niños, la letra de las canciones de los oompa loompas y las indirectas tan directas que lanza el señor Wonka tanto a niños como a padres, entre otras cosas. Además, ese desparpajo y labia de Willy Wonka siempre me ha parecido fascinante y creedme que sigo pensando igual tras esta relectura que me ha sacado más de una sonrisa.

En resumidas cuentas, ha sido maravillo el volver a realizar un tour tan curioso, animado y emocionante gracias a la mano de Roal Dahl. Si no os habéis atrevido a abrir las páginas de tan interesante obra, os animo a que lo hagáis. Estoy segura de que os encantará de principio a fin.

Como curiosidad, esta historia cuenta con dos películas: una del año 1971 protagonizada por Gene Wilder como el señor Wonka, y otra del 2005, con Johnny Depp interpretando el mismo papel que su predecesor.

4 comentarios:

Estantería Cho dijo...

Hola guapa!!

Yo no tuve tanta suerte como tú y no leí Charlie y la fábrica de chocolate de pequeña, sino de mayor y me encantó precisamente por lo que comentas de las directas y situaciones que plantea Roald Dahl, tiene un humor negro raruno que me encanta XDD.

Es un libro para releer muchísimas veces

besos

Mary-chan dijo...

¡Hola! ^^
Este es un libro que se disfruta tengas la edad que tengas. La historia no puede ser más divertida y original. Y la adaptación de Tim Burton me pareció simplemente perfecta. No sabría elegir entre la película y el libro :)

Besos!

LaEmperatriz dijo...

Me encantó cuando lo leí hace unos añitos. No había tenido la suerte de leerlo de pequeña, ya lo dice bastante crecidita y creo que lo disfruté bastante. A veces se entiende mejor la situación ahora que cuando eres peque. Lo que si había visto eran las pelis, la antigua me encanta =D
Yo tengo pendiente el segundo libro, el del ascensor de cristal. Espero leerlo pronto a ver qué tal está.

Scarlet dijo...

Estantería Cho, ese ese humor raruro es genial. Que alguno dice algo y otro responde con una respuesta que deja a cuadros xD

Mary-chan, a mi también me encanta la película de Burton, a parte de que soy muy fan de este señor y de Depp :P

Emperatriz, la antigua no la he visto. Sólo la de Burton. Y como dices, al ser un poco más grandecita se entienden mejor las cosas que para un peque pasa desapercibido. Pero como dice Mary-chan, es de esos libros que se disfrutan dando igual la edad que se tenga. ¡Anda! No me acordaba que había una continuación. Me lo apunto para que no se me vuelva a olvidar jajaja

Besotes!!